Coaching Sistémico

Las sesiones de coaching duran aproximadamente una hora.
Al principio y según el tema a tratar, podemos tener encuentros semanales o quincenales y posteriormente se espaciarán progresivamente.

Intento dar un orden a las visitas, sabiendo que cada persona es distinta y sus necesidades también lo son.

Nos guiamos por un esquema general,  y a lo largo de las sesiones de coaching se identifican una serie de etapas comunes.

1ª Etapa: Análisis de la situación actual.

El cliente relata los temas actuales que le preocupan y/o sobre los que querría trabajar.

2ª Etapa: Identificación de sus metas. Especificación de los objetivos.

El cliente identifica cuales son las metas que quiere lograr. Se especifican sus objetivos.

3ª Etapa: Búsqueda de las variables bloqueadoras.

El cliente no ha logrado los objetivos deseados hasta la actualidad por lo que es necesario comprender cuales son las variables bloqueadoras que lo hayan podido impedir. Se buscan las creencias y los automatismos que determinan sus acciones y que son obstáculos para que alcance sus metas. Se utiliza el diálogo y otros tipos de técnicas para contrastar las creencias autolimitadoras.

4ª Etapa: Plan de acción.

Se diseña el plan de acción y se establecen las acciones y los compromisos necesarios para cumplirlos.

5ª Etapa: Seguimiento y evaluación.

Se realizar el seguimiento del plan de acción y se evalúan los resultados de las acciones que se están llevando a la práctica.

Leyes sistémicas

El coaching sistémico incorpora las bases de la Teoría General de los Sistemas (TGS).  Así, a la hora de entenderlo es necesario partir de las seis leyes sistémicas de Bert Hellinger:

Ley de Pertenencia. Los colaboradores mantienen fuertes vínculos con su empresa mientras permanecen en ella y tienen derecho a pertenecer a ella y a no ser excluídos por los demás. Cuando alguien es excluído sufre todo el sistema.

Ley de Antigüedad. Las personas que llegan primero a una empresa tendrán preferencia (prevalecen) en cuanto a jerarquía “emocional” sobre los que entren después.

Ley de Equilibrio. Si no hay equilibrio entre lo que se da y lo que se recibe, el sistema entra en riesgo y se rompe.

Ley de Jerarquía. Los que tienen más en juego en la empresa deben ser respetados como tal. De igual forma, la dirección estará al servicio de los demás equipos. En este sentido, cuando un empleado tiene un problema o duda deberá consultar a su jefe más inmediato en vez de “puentear” y consultar al puesto superior.

Ley de Reconocimiento. Entendida en términos de rendimiento, aportación e importancia de cada departamento a la supervivencia de la empresa. Todos los empleados han de ser reconocidos en función de su aportación.

Ley de Aceptación. Reconocer, entender y aceptar las normas empresariales. Antes de plantear cambios en la empresa, aceptar las buenas prácticas.

 

coachingpuzzle

Guardar

febrero 23, 2016